type='text/javascript'/>

15 diciembre 2016

EL ACEITE PERFECTO | HUILE ORCHIDÉE BLEUE DE CLARINS.



Buenos días!
Llevo varios días, casi una semana ya volviendo a sentir en mi piel las bondades del aceite facial del que os voy a hablar hoy.
Aunque este comienzo pueda parecer algo cursi, no "me salía" escribir otra cosa y es que aunque lo he usado en anteriores ocasiones, esta vez es diferente, no me digáis porqué, a lo mejor esta vez mi piel está más receptiva o estos días son, definitivamente, los mejores días para haberlo usado.
El caso es que necesitáis saber que existe y lo necesitáis en vuestras vidas...


Vaya por delante que soy una auténtica forofa de los aceites. Los uso incluso en verano, cuando parece que todo el mundo les huye yo les doy la bienvenida todas las noches, de hecho este verano he estado usando Midnight Recovery de Kiehl's religiosamente y mi piel me lo ha agradecido.
Hoy en día existen aceites para todos los gustos y para todos los tipos de piel por lo que pensar que todos los aceites nos van a dar grasa o van a hacer que nos salgan granos es un verdadero atraso.

Huile Orchidée bleue de Clarins es una aceite específico para pieles deshidratadas aunque si te gustan este tipo de texturas también puedes encontrarlos para pieles mixtas y grasas y para pieles sensibles, con descamación y rojeces.

En invierno es raro que en algún momento no notemos nuestra piel seca y deshidratada aunque sólo sea por las calefacciones y el contraste entre el calor de las casas o tiendas y la calle.
Es una aceite que de verdad me tiene encandilada, me encanta porque estoy notando en mi piel un cambio que hacía tiempo que no notaba con ningún otro producto.
Es un aceite esencial muy hidrantante con palo de rosa, patchouli y orquídea azul que aporta mucha luz al rostro y como además lleva aceite de avellana y vit.E, tiene un efecto antioxidante y trata líneas de expresión y arrugas.


Yo lo uso todas las noches y lo uso solo, sin utilizar cremas ni serums. Me limpio la piel, aplico el contorno de ojos y luego un par de gotas de este aceite maravilloso calentado con los dedos por todo el rostro presionando la piel para que se pose y penetre para drenar y descongestionar la piel y por supuesto dejándome llevar por el maravilloso aroma a patchouli que tiene, algo intenso, todo hay que decirlo, pero que a mi personalmente me encanta,
La forma de aplicarlo es algo que me relaja muchísimo, es ese ratín que desconectas y sólo estás pendiente de ese momento.
En realidad es un aceite muy versátil porque se puede usar de otras maneras, añadiendo 2 gotas a la crema habitual o como complemento de tu tratamiento.
No es nada grasoso y se absorbe bien aunque no esperéis que sea al momento porque tarda un poquito.
La piel se nota jugosa y luminosa pero lo mejor es a la mañana siguiente, te levantas con la piel perfectamente hidratada, relajada, llena de luz....es difícil de explicar así que si tenéis ocasión no dudéis en probarlo, es simplemente perfecto.






1 comentario :

Y tú, qué piensas?